Se encuentra usted aquí

Suscribirse a Sindicar

Nombres populares del dinero

El 19 de septiembre de 1868 se dictó un decreto por el que se imponía la peseta como moneda oficial de España. Enseguida el pueblo la llamó pela y cala. Tener muchas pelas se sigue diciendo como si fuera una palabra de ahora mismo. La vigencia oficial de la pela duró hasta la aparición del euro, que acabó con las rubias (monedas de una peseta). Los que no han desaparecido ni desaparecerán son los peseteros, definidos por el diccionario como "avaros, tacaños, agarrados, roñosos, miserables".

Otra expresión que permanece muy viva es la pasta, que se refiere al dinero en general. Cuando la gente habla de pasta gansa, quiere decir un dineral que has gastado en algo o que has conseguido de forma más o menos irregular.

En cuanto al pavo, todo el mundo sabe que es una moneda de euro. Anteriormente, en los años 30 y 40, un pavo era un duro, la moneda de cinco pesetas: ese era el precio del pavo en los mercados.

También continúan en activo las perras, cuyo nombre proviene de los tiempos de Alfonso XII, cuando se acuñaron monedas en cuyo envés había una imagen de ese rey. Enseguida se dieron cuenta algunos de que la imagen real tenía cierta similitud con un perro. Desde entonces, ser rico consiste en tener muchas perras. A las monedas de diez céntimos las llamaban perras gordas; a las de cinco céntimos, perras chicas. En León y Asturias se convirtieron en perronas y perrinas, respectivamente.

Tanto entonces como ahora se estila mucho la expresión dinero negro, que está muy utilizada en el ambiente empresarial y político de todo el mundo, de igual modo que la caja b. Dinero de plástico es el que se consigue con tarjetas de crédito. El talego era un billete de mil pesetas.

El parné es una palabra utilizada en el caló de los gitanos, para denominar al dinero en general. En los ambientes flamencos y rockeros lo llaman guita. Mosca se llama al dinero corriente. Aflojar la mosca es una expresión imperativa que se refiere al que no se da por aludido a la hora de pagar.

La calderilla es llamada lagartija en algunas regiones, porque se escurre del bolsillo con fluidez, más rápido que inmediatamente, en un santiamén. La palabra kilo quiere decir un millón de pesetas. El primero que la utilizó en ese sentido fue el torero El Cordobés, que marcó su caché diciendo que él solo toreaba por un kilo. Algunos años después declaró que era una palabra en clave para que no se enteraran las telefonistas desde las centralitas. El peso de un millón de de pesetas en papel era de un kilo aproximadamente. Por cierto, ¿cuánto pesa un millón de euros en billetes de 500?

Colofón. Se llame pasta, parné, mosca, pasta o lo que sea, la conclusión es la misma y está bien patente en sendos poemas de Góngora y Quevedo.

"Dineros son calidad. ¡Verdad! Más ama quien más suspira. ¡Mentira" (Luís de Góngora).

"Poderoso caballero es Don Dinero" (Francisco de Quevedo).

Ambas frases constan implícitamente en el decálogo de los financieros y de la gente de la calle.

Capital Madrid. Ricardo Cantalapiedra

Tags: 

           Comparte esta noticia en: