Se encuentra usted aquí

Suscribirse a Sindicar

¿Por qué los españoles aún conservamos más de 278 mil millones de las antiguas pesetas?

Los españoles nos aferramos a nuestra antigua moneda y nos cuesta desprendernos de las monedas y billetes de pesetas que aún tenemos, por un motivo u otro, en casa. Y no son pocas. Según los últimos datos ofrecidos por el Banco de España, correspondientes al mes de abril, los españoles aún conservamos 278.031 millones de pesetas, el equivalente a 1.671 millones de euros. Del total, 144.090 millones de pesetas (866 millones de euros) se guardan en billetes, y 133.941 millones de pesetas (805 millones de euros) en monedas.

Pero, ¿por qué doce años después de la puesta en circulación del euro los españoles seguimos guardando esa cantidad de nuestra antigua divisa? Los motivos pueden ser variados y responder a todo tipo de sentimientos.

Coleccionismo

Si nuestra pasión es coleccionar monedas de todo el mundo, qué mejor tesoro que una moneda o un billete de los que utilizábamos en España antes del 1 de enero de 2002.

Añoranza de la antigua moneda

Quizá no seamos coleccionistas, pero sí nos apetezca tener un recuerdo de nuestra antigua moneda y mostrársela a las generaciones más jóvenes que ya solo podrán conocer la peseta por los libros de Historia.

Pereza

Durante los tres primeros meses de vida del euro, hasta el 31 de marzo, las dos monedas convivieron juntas. Después, hasta el 30 de junio, podíamos cambiar nuestras pesetas en cualquier oficina bancaria. Pero, a partir de esa fecha, solo en el Banco de España. Y quizá, esa oficina no nos pille cerca y pensemos que para el cambio que supone al euro no merezca la pena el viaje.

¿Vuelta a la peseta?

Puede que muchos españoles tengan la esperanza, o la duda, de si algún día saldremos del euro y las antiguas pesetas volverán a ser moneda de cambio en nuestro país.

No en vano, el banco emisor estima que el 45% de las monedas en pesetas que estaban en circulación antes del euro nunca se entregarán al Banco de España. Los motivos que consideran: coleccionismo, deterioro, pérdida o salida del país en los bolsillos de los turistas.

De una forma u otra, hay fecha límite para el cambio, y el banco emisor dejará de cambiar pesetas a euros de forma definitiva el 31 de diciembre de 2020.

Los españoles, ¿los únicos que no nos desprendemos de nuestra antigua moneda?

Lo cierto es que no. En 2008, más de un tercio de los alemanes seguía guardando piezas de su anterior moneda. Según un sondeo que publicó la revista Stern, un 34% de los alemanes conservaba monedas y billetes de marcos alemanes, a los que decían sentirse muy vinculados. De este 34%, la mayoría tenía sumas inferiores a 10 euros; un 12%, al menos 100 marcos (50 euros); y un 2% más de 500 marcos (255 euros). En cifras concretas facilitadas por el Bundesbank, a finales de 2007, 14.110 millones de marcos (7.210 millones de euros) seguían en los bolsillos de los alemanes.

¿Y en el resto de Europa?

Pues también según datos de 2008, los ciudadanos de la eurozona conservaban billetes y monedas de sus antiguas divisas por valor de más de 17.155 millones de euros. Por entonces, eran los alemanes, italianos, españoles y franceses los más apegados al dinero autóctono. Por contra, los finlandeses y los griegos eran los menos nostálgicos.

Fuente:


Comparte esta noticia en: