Se encuentra usted aquí

Suscribirse a Sindicar

Una moneda que complemente al euro y permita incentivar el consumo

El profesor universitario de Economía y fundador del movimiento de justicia global Attac en Austria, Christian Felber, considera que una posible solución a la crisis en Europa sería emitir una moneda complementaria al euro, cuyo valor mermaría si no se gasta, lo que incentivaría el consumo y la economía.

Ésta es una de las propuestas que formula este especialista en economía sostenible, autor de la obra "Salvemos el euro" (Editorial Anaya) y que este próximo fin de semana participará en Vitoria en el VII Congreso titulado "Proyectos y utopías para un mundo mejor".

Felber parte de la tesis de que "el euro tiene la crisis que se merece" debido a que es parte de tres hechos "fallidos": la construcción neoliberal de la globalización, de la propia Unión Europea y la "precipitada" unión monetaria.

A su juicio, la moneda única sólo podría funcionar si las políticas económicas se coordinasen con políticas financieras, salariales, fiscales y coyunturales.

Sostiene que España es "uno de los focos de la crisis del euro", junto a otros países mediterráneos como Grecia, Portugal e Italia, y añade que una posible solución a la situación de estos países podría ser una moneda complementaria "nacional" construida como "dinero de consunción", es decir que el valor de un billete o un ahorro en el banco mermaría si no se gasta.

Este experimento, según recuerda, ya se puso en marcha en la ciudad tirolesa de Wörgl entre las dos guerras mundiales, donde se introdujo una moneda regional que perdía el 1% de su valor cada mes, lo que incitaba a los ciudadanos a gastar el dinero antes de que se devaluase.

Con la circulación del dinero se aceleró la economía, que creció un 13 % en plena recesión y el paro en Wörgl se redujo entre julio de 1932 y septiembre de 1933 un 25 %, mientras en toda Austria aumentó un 20 %.

Este escritor de Economía y Sociología e iniciador de la llamada "banca democrática" aboga por modificar la Constitución europea.

Considera que la liberalización de los mercados fue un error político y que para hacer frente a la situación actual hay que empezar por reducir el tamaño de los bancos y no usar más dinero público para rescatar a una entidad financiera privada.

A su juicio, los bancos que van mal deben cerrarse, tienen que desaparecer los paraísos fiscales y se tienen que fijar, aunque de forma flexible, los tipos de cambio así como los precios de las materias primas.

Propugna junto a reformas fiscales, cambios democráticos en la UE, de forma que se dé una legitimación democrática de los Tratados para que sea "una Europa de los ciudadanos y no de los gobiernos" como hasta ahora, con una verdadera soberanía y subsidiaridad para que cada Estado pueda decidir por sí mismo.

Además debería darse una auténtica separación de poderes para que los pueblos "tengan la posibilidad de corregir, completar o destituir a sus representantes".

La "economía del bien común" es, para este austríaco, el modelo económico alternativo, lo que supondría un control de las grandes empresas y limitar el poder de los lobbies y de los medios de comunicación.

Felber cree por todo ello que la salvación del euro es posible si hay voluntad política, pero actualmente no existe porque el poder de las élites económicas es demasiado fuerte.

Fuente: finanzas.com

Tags: 

Comparte esta noticia en: