Se encuentra usted aquí

Suscribirse a Sindicar

Islandia no quiere formar parte de la Unión Europea

"La zona euro no ha aprendido el colapso del sector bancario que se produjo en Islandia", ha afirmado el primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, que asegura que ya no quieren formar parte de la Unión Europea.

Según ha explicado el mandatario islandés en una entrevista a la CNBC, los bancos europeos han logrado sobrevivir a la crisis mundial, pero no han extraído ninguna conclusión de la experiencia.

"Todavía siguen funcionando con las mismas regulaciones que hicieron caer a los bancos islandeses", señala Gunnlaugsson, con la diferencia de que la Eurozona "no ha aprendido las lecciones que Islandia ha sido forzada a aprender".

En 2008, los principales bancos islandeses, el Kaupthing, Landsbanki y Glitnir, fueron a la quiebra. El Gobierno tomó la decisión de nacionalizar a la banca y reestructurar la deuda extranjera, que debió asumir una quita que según los cálculos se elevó al 70% del total. Islandia: el éxito de dejar caer a la banca y no salvarla con dinero del contribuyente.

El país, con unos 320.000 habitantes, recibió un rescate del FMI de 2.100 millones de dólares y aplicó un programa de austeridad que incluyó subir el impuesto de Sociedades, el IVA y el IRPF, además de reintroducir el Impuesto de Patrimonio. Además, devaluó su moneda e impuso severas restricciones monetarias y controles de capital.

Adhesión paralizada

Cinco años después, los desequilibrios que originaron el colapso financiero no están corregidos por completo y el primer ministro teme las consecuencias de "una continua necesidad de elevar la deuda que parece no tener fin". Además, al Gobierno islandés le preocupa la "falta de consenso" que reina en la Unión Europea.

Esto se ha puesto de manifiesto en las negociaciones que el país mantenía para su incorporación en la Unión Europea. A finales del pasado año, Bruselas hablaba de avances en las conversaciones, pero desde que Gunnlaugsson llegó al poder en abril de 2013 dichas negociaciones se han paralizado.

En mayo, el partido Progresista de centro y el partido derechista de la Independencia, que cosecharon el mayor número de votos en las elecciones, anunciaron un acuerdo para formar Gobierno en el que incluyeron el compromiso de no continuar con las negociaciones de adhesión a la UE hasta la celebración de un referéndum para que los ciudadanos decidan si quieren entrar o no en el bloque.

Islandia, que ya forma parte del espacio sin fronteras europeo Schengen, del Área Económica Europea y de la Asociación de Libre Comercio Europea, comenzó a negociar su adhesión con la UE en julio de 2010, un año después de solicitarla.

Tags: 

           Comparte esta noticia en: